Cuando tienes perro, y planeas una escapada de fin de semana, o unas vacaciones un poco más largas, la logística se vuelve algo primordial. Dejarlo en casa, al cuidado de un amigo o familiar, puede ser una opción. Sin embargo, poder disfrutar con él de tu tiempo hace que tus vacaciones sean infinitamente mejores.

Si te desplazas por carretera, debes de tener en cuenta una serie de recomendaciones para viajar con tu perro en coche. En el siguiente post te contamos algunas de ellas, además de la normativa que deberás cumplir.

viajar con perro en el coche

¿Qué dice la normativa de viajar con perros en coche?

Según el Real Decreto Legislativo 6/2015 Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial, se indica que:

“El conductor de un vehículo está obligado a mantener su propia libertad de movimientos, el campo necesario de visión y la atención permanente a la conducción, que garanticen su propia seguridad, la del resto de ocupantes del vehículo y la de los demás usuarios de la vía. A estos efectos, deberá cuidar especialmente de mantener la posición adecuada y que la mantengan el resto de los pasajeros, y la adecuada colocación de los objetos o animales transportados para que no haya interferencias entre el conductor y cualquiera de ellos.”

En resumen, debes llevar a tu perro dispuesto de tal manera que no te moleste a la hora de conducir ni se pueda meter en tu campo de visión. De no ser así estarás infringiendo la ley y podrían multarte por ello.

Consejos útiles para viajar con perro en coche

Antes de arrancar el motor, deberás seguir una serie de recomendaciones si quieres que tu viaje no se convierta en un pequeño infierno. Si las primeras experiencias, tanto para tu perro como para ti, no son satisfactorias, puede que alguno de los dos le pille manía a viajar en coche. Entonces, a partir de ahí todo será más difícil, y probablemente no volváis a intentar repetir experiencia.

Normativa para viajar en coche con tu perro

Elige un buen sistema de retención

Existen varios sistemas de retención para llevar a tu perro. La elección dependerá del tamaño del perro y de su comportamiento dentro del vehículo. La DGT hace una serie de recomendaciones al respecto.

  • Arnés con dos enganches

    Es como un cinturón de seguridad para perros. El arnés evita el desplazamiento hacia delante, por lo tanto, no se transmite ninguna carga al conductor. Para evitar que la mascota choque contra los asientos -con consecuencias que serían muy graves-, deberán tener un sistema de unión corto.

  • Transportín en el suelo del vehículo

    Los transportines pequeños encajan bien en el suelo. Como tienen poco espacio la energía del impacto es absorbida pronto y apenas se deforma el habitáculo del animal, que solo sufre lesiones leves. Debemos evitar situar el transportín sobre el asiento, aunque vaya sujeto con el cinturón, porque en caso de impacto, el transportín se romperá y las sujeciones no servirán para nada.

  • Transportín en el maletero

    Cuando el animal es más grande y el transportín también, se puede colocar en el maletero en posición transversal a la dirección de la marcha.

  • Rejilla Divisoria

    Situamos entre los pilares de la estructura del coche una rejilla. Así separamos el habitáculo del maletero, permitiendo al perro moverse libremente sin molestar al conductor. Si queremos disminuir las lesiones de nuestro perro en caso de colisión lo mejor es utilizar una combinación de transportín y rejilla divisoria.

 

Realiza paradas frecuentes

Es recomendable parar al menos cada dos horas. De esta forma el perro podrá hidratarse, estirar las patas y hacer pis.

Antes de bajarlo del coche asegúrate de que la correa y el collar están bien sujetos. Bájalo del coche y mantenlo a tu lado en todo momento, ya que otros perros o el ruido de otros coches pueden inquietarlo.

Cada vez más áreas de descanso incluyen espacios caninos, pero aún son minoría. Si puedes parar en alguna de ellas mucho mejor, porque tendrás la posibilidad de soltarlo sin peligro.

No le des comida antes del viaje

Sí, al igual que las personas, los perros también pueden marearse en el coche. Puede que los movimientos típicos del vehículo causen mareos y vómitos en tu perro.

Para evitarlo, no le des de comer en las 3 horas anteriores al viaje, así ya habrá hecho la digestión. En ese periodo, si puedes evitar que beba mucho mejor. En las paradas intenta racionar un poco el agua, aunque si la temperatura es muy alta, deja que se hidrate.

Minimiza el ruido

Los perros, aunque a veces no nos lo parezca, son bastante asustadizos ante lo desconocido. Piensa que en el coche no se encuentra en su hábitat natural, así que cualquier sorpresa puede desestabilizarlo. Entre estos pequeños sustos se encuentran los ruidos.

Por eso no es bueno que pongas música a todo volumen, ya que puede alterar a tu perro. Tampoco lleves las ventanillas bajadas, pueden entrar ruidos del exterior que lo incomoden. Intenta que se acostumbre a los ruidos propios del coche, para ello puedes hacer pruebas días antes de viajar con el coche parado, haciendo que entre y se acostumbre al sonido del motor.

Premialo al final del viaje

No hay mayor premio que compartir vuestro destino juntos. Pero eso no lo sabrá hasta que hayan finalizado las vacaciones. Por eso, cuando termine el viaje está bien que recompenses su comportamiento. Lleva algo que le guste, como unas galletas, un juguete o algo por el estilo.

De esta forma asociará el viaje a un estímulo positivo, y la próxima vez estará deseando subirse al coche para descubrir un nuevo destino.

Nuestro último consejo para viajar con perro en coche va más allá del propio viaje, se puede aplicar a todas las situaciones de tu perro. Es muy recomendable contratar un seguro para perros. En WeePets te ofrecemos diferentes modalidades con distintas coberturas: Responsabilidad Civil, reembolso de gastos veterinarios, indemnización por muerte, etc… Elige la que más se adapta a lo que necesitas y contrátalo en un minuto sin moverte de casa.