Para que puedas darle de comer a tu perro sin ningún tipo de preocupación, desde WeePets, la aseguradora que te da acceso a las coberturas que necesitas con el mejor seguro para perro a un precio asequible, te indicamos los 10 alimentos que están prohibidos en su alimentación. De esta forma, podrás estar tranquilo sabiendo que estás nutriendo de forma adecuada a tu amigo peludo.

ALIMENTOS PROHIBIDOS PARA LOS PERROS

No es fácil alimentar a nuestra mascota de manera adecuada si desconocemos los alimentos que pueden ser perjudiciales para su salud. Por eso, te mostramos 10 alimentos prohibidos en la alimentación de tu perro que debes tener en cuenta para su bienestar.

 

El chocolate

El cacao que contiene chocolate contiene un estimulante llamado Teobromina que resulta tóxico para los perros.

Generalmente, son los chocolates negros y puros los que suelen contener esta substancia en mayor medida, pero el chocolate negro y el chocolate con leche tampoco son recomendables.

Algunos de los síntomas que puede causar el chocolate en tu mascota son el jadeo, la sed excesiva, la diarrea, los vómitos, temblores, convulsiones e hiperactividad. Además, en caso de consumir una gran cantidad incluso podría entrar en un estado de coma.

Los lácteos

Los perros no tienen en el estómago la cantidad de lactasa necesaria para que puedan digerir correctamente la lactosa. Por eso, el consumo de leche, helados o queso puede provocarles una serie de problemas digestivos como cólicos o diarrea. La única leche que pueden es la que maman de su madre.

El corazón o las pepitas de la manzana

Las pepitas de la manzana contienen pequeñas trazas de cianuro, por lo que no se recomienda dar las semillas de manzana a un perro.

Algunos de los síntomas que puede presentar al ingerirlas son la dificultad para respirar, convulsiones, hiperventilación, shock e incluso coma.

Hay que aclarar que es necesario que consuma una gran cantidad de éstas para que presente efectos secundarios, pero más vale prevenir que curar en lo que a la salud de tu mascota se refiere.

Los aguacates

El aguacate contiene una toxina llamada persina que puede ser peligrosa, y se encuentra tanto en el hueso como en la cáscara.

Algunos perros son alérgicos a ella, lo que les causa problemas digestivos y dificultad respiratoria.

Sin embargo, no se trata de una toxina venenosa para los perros y, por ello, los síntomas pueden o no aparecer.

Las uvas

Tanto las uvas normales como las pasas contienen una sustancia que puede causar insuficiencia renal en los perros. Además, los síntomas pueden ser más graves si tu mascota ya padece algún problema de salud.

Aunque no a todos los perros les afecte del mismo modo, las uvas, incluso en pequeñas cantidades, suelen provocar diarrea en los perros.

La cebolla y el ajo

En este caso, ni el ajo ni la cebolla llegan a ser alimentos considerados prohibidos para la alimentación de tu perro, sólo se consideran perjudiciales para ellos en cantidades excesivas, ya que en cantidades adecuadas tendrá múltiples beneficios para su salud.

Esto se debe a que uno de sus compuestos (n-propildisulfida) se considera una sustancia tóxica para los perros, y este componente en grandes concentraciones destruye los glóbulos rojos y puede llegar a causarles anemia hemolítica.

Sin embargo, si los consumen de forma adecuada, el ajo y la cebolla pueden producir beneficios como la mejora de su circulación sanguínea, mejor respuesta inmunitaria o la protección del sistema cardiovascular.

Los huesos pequeños

Los huesos pueden aportar fósforo y calcio a tu perro, sin embargo, hay otros alimentos que contienen estos mismos beneficios y son mucho más digestibles para los perros.

Los huesos de pollo especialmente, y sobre todo si están cocinados, pueden llegar a provocar una perforación intestinal o una obstrucción, además de atragantamientos o incluso estreñimiento.

La levadura

La levadura se considera tóxica para los perros porque puede llegar a expandirse hasta el intestino, provocando una gran cantidad de gases o causar problemas respiratorios.

Además, un alto consumo de masas fermentadas puede tener las mismas consecuencias. Por eso, aunque tu perro pueda comer pan, este alimento no debe ser la base de su dieta.

La granada

La granada contiene semillas que resultan difíciles de digerir para los perros, y esto les puede provocar vómitos y dolores estomacales.

Además, esta fruta contiene dosis de antocianinas, ácidos elágicos y taninos, que son antioxidantes vegetales dañinos para la mayoría de los perros.

La reacción más común de los perros es un fuerte dolor de estómago producido, entre otras cosas, por la dificultad que tienen a la hora de tolerar ácidos.

Los cítricos

Los cítricos no son alimentos que debas alejar totalmente de la dieta de tu mascota, sin embargo, tampoco son del todo adecuados ya que su alto contenido en azúcar puede contribuir a su obesidad.

Si se hace un consumo excesivo de ellos, tu perro podría llegar a desarrollar problemas gastrointestinales como pueden ser vómitos, dolor de estómago y diarrea.

A veces, la alimentación de nuestras mascotas es difícil de controlar, especialmente debido a las diferencias que presentan con respecto a la dieta humana.

Por eso, para una mayor tranquilidad, puedes darle protección a tu perro ante cualquier imprevisto mediante nuestro seguro de WeePets, con el que tendrá coberturas como seguro veterinario, posibilidad de realizar consultas veterinarias 24 horas o seguro de responsabilidad civil.